súmese 01 01

Próximamente

La Liga de la Construcción celebró en el 2019 sus 100 años de vida. Nuclea a subcontratistas y a empresarios de obra de empresas chicas y algunas medianas, y de servicios: areneras, hormigoneras, de insumos, ascensores, sanitarios, eléctricos, entre otros. Desde sus primeros pasos, apenas comenzado el siglo pasado, ha sido siempre un baluarte en la defensa y la promoción de la industria de la construcción, en todas sus ramas. En la actualidad, según relataron a Somos Uruguay Revista los integrantes de su Consejo Directivo, reclaman políticas públicas de reactivación que sostengan e incrementen el nivel de actividad en el sector, a pesar de las dificultades provocadas por la pandemia del coronavirus, poniendo énfasis en el desarrollo de planes de vivienda de interés social

Sobre la mesa del Consejo Directivo de la Liga de la Construcción se posan manos de tres y más generaciones de empresarios, de trabajadores que hacen a la rica historia de la construcción en Uruguay.

En la casa central de la agrupación empresarial el movimiento es intenso hasta entrada la noche. A los empresarios que son socios, la actividad gremial les implica agregar horas a su jornada laboral. La tardecita es la hora de reunirse. Es una asociación de carácter patronal y gremial, constituida con personería jurídica el 2 de setiembre de 1919. El año pasado cumplió 100 años de vida, testigo del siglo de la industrialización y protagonista de la posmodernidad y el vértigo de la nueva era.

Agrupa en todo el país “a empresas que desarrollen actividades industriales o comerciales relacionadas con la industria de la construcción en todas sus ramas”. Pero a ella también pueden ser asociarse aquellas “personas físicas o jurídicas, propietarios o no de establecimientos industriales, comerciales o empresas del país o fuera de él, que soliciten su integración y esta sea aprobada por el consejo directivo”.

En la web de la Liga se leen claros sus objetivos. Básicamente, se nuclean en ella todos los contratistas y los subcontratistas del amplio universo de la construcción. “Yo te puedo hacer un racconto de los últimos 60 años para acá, quedan pendientes los otros 40”, explica Ubaldo Camejo, histórico integrante y presidente de la Liga.

El día de la entrevista con Somos Uruguay Revista lo acompañan sus colegas de directiva: el técnico prevencionista Javier Burguez, el técnico sanitario Vicente Farina, el técnico sanitario Juan Díaz Luthar, el ingeniero Manuel Ríos, el arquitecto Santiago Horjales y el técnico constructor Jorge Burguez.

“La Liga fue la madre de la construcción”, afirma el veterano dirigente, con voz pausada. El resto de la directiva le ha dado la palabra para que se refiera a los orígenes, cuando la institución agrupaba diferentes gremiales. “Estaba el Centro de Carpinteros, el Centro de Metalúrgicos, estaba la Cámara de la Construcción, que no se llamaba así, se llamaba Centro de Empresarios de Obra”, recuerda con precisión.

Camejo, quien trabajó toda la vida al servicio de la construcción, explica el cometido de la Liga: “Nuclea a subcontratistas y a empresarios de obra de empresas chicas y algunas medianas. Y nuclea todo lo que son servicios: areneras, hormigoneras, de insumos, ascensores, sanitarios, eléctricos”.

El origen de la institución siempre fue empresarial, y ese sigue siendo su cometido. “La prueba está en que la Liga se formó en 1919, y hubo una gran huelga por 1921 o 1922”, explica. Y se siente orgulloso al comentar que sus labores fueron fundamentales en la promoción de “algo muy importante”, como la “evaluación de tareas”, en conjunto con otras gremiales, pero con un rol esencial en la redacción y en el impulso. “Es más, tiene dos evaluaciones. La primera de 1972 y la otra del noventa y algo”, detalla.

Siempre funcionando

Para la Liga no hay partidos buenos o malos. Esta gremial de empresarios debe hacer que la rueda gire y no pare. Por eso impulsó uno de los primeros regresos a la actividad durante la pandemia por el COVID-19. La construcción paró solamente 15 días, el golpe no se sintió tanto. “Se activó con todo lo que había dejado el 24 de marzo y no cambió nada. La gente fue la misma, con excepción de Punta del Este, que vio reducidas algunas obras, con problemas de inversión de los argentinos, de extranjeros”, comenta. A la Liga no la afectó mucho, y la merma de alguna inversión tampoco, porque en general sus socios son subcontratistas de todo tipo de obra, privada o estatal.

“Hay una cosa que no se toma mucho en cuenta y es que los subcontratos son más del 40 por ciento de la obra. Siempre aparece el cartel de la constructora, y los demás pasamos desapercibidos”, precisa el arquitecto Horjales.

La realidad, el día a día, indica que los subcontratistas constituyen cada vez un porcentaje más significativo en el volumen general de la obra. Horjales explica que “las nuevas tecnologías hacen que el subcontratista ocupe un mayor lugar; sin embargo, queda en segundo plano”. Y concluye: “A nosotros nos molesta”.

Los subcontratistas no trabajan en carreteras ni puentes. Pero en UPM, por ejemplo, ocupan casi un 50 % de la obra.

“De lo que están hablando ahora las autoridades es de vivienda social, y ahí intervenimos, estamos”, asegura Horjales. “En esos planes de vivienda que se están haciendo —algunos incluso hechos por el Sunca [Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos], y en los que se dice que se van a hacer por el Ministerio de Vivienda—, se realizan con las nuevas tecnologías, y a muchas de ellas las estamos descubriendo. Esos planes van a hacer que los subcontratos ocupen mayor lugar que hasta ahora”, comenta.

Apartidarios

En la Liga de la Construcción se consideran totalmente apartidarios, y ante un nuevo gobierno no hay ningún cambio. “Nosotros convivimos con gobiernos de izquierda, de centro, de derecha e incluso con la dictadura”, precisa Camejo.

En la Liga no se pregunta a nadie del Consejo de qué partido es. Ha mantenido buenas relaciones incluso durante la dictadura cívico-militar, cuando el sector de la construcción siguió con sus tareas. Lo mismo le pasó durante los 15 años de gobierno del Frente Amplio, y espera que suceda lo mismo con la presidencia de Luis Lacalle Pou y la coalición de partidos que lo acompaña.

Sus miembros son independientes, pero —por obvias razones— siempre deben estar al tanto de la economía y su situación. Y una de sus grandes tareas es estimular por todos los medios a su alcance el desarrollo de la actividad de la construcción y su creciente perfeccionamiento, teniendo especialmente en consideración la necesidad de alcanzar índices crecientes de productividad.

Consultados por el clima de recesión que se menciona desde hace un par de años, Camejo indica: “Desde mi perspectiva, el gobierno va a tener que implementar alguna política de reactivación en la industria, porque no la puede dejar caer. Habrá menos inversión y de eso no caben dudas. Y parte de esa inversión la van a hacer con el ferrocarril y el puerto y en otras áreas que no son las obras de arquitectura. Pero no creo que la dejen caer el piso”.

Se asume popularmente que cuando la construcción funciona, el país va para adelante. “En este país se precisan 70.000 viviendas, y no en Carrasco; se necesita vivienda social, de muy abajo. Y eso es financiado por el Estado y hay intenciones. La ministra dio el número, y explicó que a ese número no se llega porque tampoco hay plata para llegar”, concluye el técnico constructor Jorge Burguez, asegurando que siempre se puede y se debe construir.

 

RECUADRO 1

Una vasta actividad

Cuando, por lo común, observamos la construcción de un edificio de viviendas o un complejo educativo o deportivo, es difícil darse cuenta de todas las empresas que están implicadas en el desarrollo de la obra. La Liga de la Construcción nuclea las siguientes actividades: empresas de la industria de la construcción (contratistas y subcontratistas); caleras y canteras de piedra caliza; calefacción y aire acondicionado; canteras de mármol y granito y sus talleres; cerramientos metálicos; cemento y fibrocemento; constructores; construcción en seco; empresas de demoliciones; fabricación de artículos de hormigón; fabricación y colocación de artículos de yeso y accesorios; fabricantes de materiales cerámicos; fabricantes de materiales y artículos para la construcción en general; fundaciones con pilotes; galponeros; impermeabilización; instalación y protección contra incendio; instalación y comercio electricista; instalación y mantenimiento de ascensores; industrias extractivas; instalaciones sanitarias; laminadoras; marmolerías y molienda de minerales; mosaicos, monolíticos y afines; pintores, fabricantes y distribuidores; prestadores de servicios en la industria; volquetas.

La Liga de la Construcción tiene bajo su órbita de funcionamiento desde el marco general legal hasta aspectos que implican mediación sindical y a nivel gubernamental.

Su actividad se enmarca en los siguientes ítems: “Relativos a leyes, decretos, convenios colectivos, resoluciones, salarios, traslado a precios, consultas de índole laboral e impositivo, Banco de Previsión Social, liquidaciones de salarios y todos sus componentes, compensaciones y viáticos, licencias, licencias especiales, etcétera. Impuestos, despidos, contratos de personal, contratos de obra, trabajo a término, seguro de paro, seguro por enfermedad o accidente, días de lluvia, días de paros, talleres, charlas, seminarios, normas de seguridad e higiene, evaluación de tareas, capacitación, representación ante temas o situaciones que afecten o sean de interés del sector, y más”. Y también “mediación de conflictos laborales (representación en la Comisión de Conciliación del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social); representación en Consejos de Salarios, comisión de seguridad e higiene, fondos de la construcción, Focer, entre otros”.

RECUADRO 2

El mandato institucional

La Liga de la Construcción tiene más de 100 años, y en todo ese tiempo ha definido con claridad sus perspectivas y objetivos. Más allá de la voluntad de tener mayor reconocimiento público, “promover y desarrollar la industria de la construcción y ramas anexas” es la esencia.

“Ejercer la defensa de los derechos y legítimos intereses de la industria de la construcción y todas sus ramas, propendiendo a su adecuada protección legal. Tal defensa se ejercerá en todos los planos que puedan interesar a la industria de la construcción, incluyendo el laboral, pudiendo asumir también la de empresarios individual o colectivamente considerados”, se lee entre sus objetivos. Además, “estimular la organización gremial de todas las empresas de la construcción, ramas anexas y servicios, por medio de su incorporación a esta Liga y a los diferentes gremios afiliados a la misma, que correspondan a los diversos sectores en que se divide la actividad de la construcción en todo el país”.

Se propone también “establecer dependencias o filiales, organizar servicios, exposiciones, publicaciones, conferencias, estudios, investigaciones, patrocinar los eventos que estime conveniente para sus fines, y participar en actividades similares”.

El director de negocios del Montevideo City Torque, Javier Nóblega, habló con Somos Uruguay Revista sobre el modelo de negocios [DMB1]del club, el equilibrio entre fútbol y empresa, el vínculo entre la administración y la gestión deportiva, el peso del público y la identidad, los desafíos del fútbol uruguayo y la integración al grupo económico del Manchester City

 

¿Cuál es la estructura de Torque como institución?

Somos una sociedad anónima deportiva, el organigrama en sí consiste en directores, que son los representantes de la sociedad anónima, que se llama Terenti Sad. Montevideo City sería el nombre comercial.

Por debajo de los directores está la organización del club, con la parte de negocios y la parte deportiva. Yo soy el director de negocios y el director deportivo es Germán Brunatti. A partir de esos dos pilares se ramifican las diferentes áreas que corresponden al club; en la parte comercial tiene el área legal, más finanzas, marketing, comunicación, sponsorship, todo lo que no tiene que ver con lo deportivo.

La parte deportiva tiene los cuerpos técnicos de primera y formativas, los cuerpos médicos y los jugadores. Los directores no ejercen una función ejecutiva; los que la ejercemos somos el director de negocios, el deportivo, y tenemos como asesor externo a Pedro Bordaberry, y también lo que sería un nexo entre el Montevideo City y el Manchester City, que se llama Diego Gigliani, que es un ejecutivo del grupo que también participa muy activamente.

¿Cuál es el peso del Manchester City en la institución? ¿Se puede pensar en Torque sin el Manchester?

Formamos parte del mismo holding de clubes, que tiene a Manchester City como su buque insignia y el más importante del grupo, y tiene ocho clubes, entre los cuales está Montevideo City, pero también hay otros en Estados Unidos, Australia, Japón, China, India y Bélgica. Somos como una gran familia, somos entidades independientes, pero hay un relacionamiento íntegro que contempla el aspecto financiero, el legal, el comercial y el de comunicación; todos son parte integrante del club.

¿Cuáles son los principales desafíos en su rol como director de negocios?

El principal desafío que tengo en esta función consiste en pensar hacia adentro, pensar en qué quiere uno como club para que, después, esos grandes principios que uno quiere —más tomando en cuenta que este es un club muy chico— se puedan expresar hacia afuera de diversas formas. Una de ellas y la principal es a través de las redes sociales, que son la carta de presentación para cualquier club.
Después tengo un rol secundario para apoyar a la parte deportiva, que al final en un club de fútbol es la parte más importante. Asumir que uno tiene un rol de soporte a la parte deportiva y a los principales protagonistas —que no somos nosotros, que trabajamos detrás de bambalinas, sino que son los jugadores y el cuerpo técnico— es fundamental en un club de fútbol.

Otro desafío, siendo un club que está en pleno crecimiento, es encontrar la forma de que la gente sienta un impacto positivo sobre lo que representa el club. Para nosotros es fundamental porque somos una empresa, pero somos un club de fútbol, y un club de fútbol al final de cuentas es de la gente. Por eso, que la gente nos acepte, que vea el buen trabajo que estamos haciendo o que intentamos hacer es muy importante y la tarea más desafiante que tengo como director de negocios.

¿Puede pensarse que el club crezca como empresa sin que eso vaya necesariamente acompañado de éxitos deportivos?

La parte del negocio fuera del fútbol en un club de fútbol es un elemento en que los clubes uruguayos debemos crecer. Estamos trabajando para ello, pero es algo que tiene un límite. No es lo que te va a producir rentabilidad para poder sustentar un club.

Además del apoyo del Manchester, ¿los principales ingresos vienen de la venta de jugadores?

Sí, sin duda, más en clubes de nuestro tamaño.

¿Cree que este tipo de alianzas es recomendable para otros clubes uruguayos?

Nosotros estamos convencidos de que este es un modelo exitoso. Simplemente hay que trabajarlo mucho, porque este tipo de inversiones —y más en el fútbol, que es un negocio particular— llevan tiempo para que se vean los resultados. Eso es lo que a veces pasa, que el fútbol no espera y los tiempos se acortan cuando los resultados son malos, y eso es lo que el inversor no debe hacer.

Nosotros nos fuimos a segunda división después de estar una temporada en primera, mantuvimos el técnico y los jugadores, y hoy estamos de nuevo en primera división, habiendo salido campeones de segunda división, con los mismos jugadores que de repente en 2018 eran muy chicos, y hoy tienen más años de experiencia y un futuro muy promisorio.

¿Esa decisión de aguantar y esperar próximos resultados fue aconsejada desde Europa o la definieron acá?

Es un poco de todo. Hay que valorar al director deportivo, que fue el que tomó la decisión de mantener al cuerpo técnico porque estaba convencido de que ese era el camino, y en segundo lugar valorar a los jugadores y al técnico que se quedaron a pesar de haber descendido. Fue imprescindible el apoyo de toda la estructura del City Fútbol Club, que confió en nosotros y que nos permitió seguir trabajando tranquilos a pesar de haber descendido.

Si vos ves ese año, el 2018, el único aspecto negativo que tuvo fue el descenso, pero hubo muchos aspectos positivos —que se vieron tapados por el descenso—, incluso a nivel de resultados, como la transferencia de jugadores como Valentín Castellanos al New York City, el club que tenemos en la liga de Estados Unidos, o jugar una final de un torneo oficial. Todo ese tipo de cosas se tomaron en cuenta para tomar la decisión de mantener el proyecto.

¿Cuáles son las diferencias sustanciales entre administrar un comercio y un club de fútbol?

Me recibí de abogado, empecé trabajando en un estudio de abogados, después en la parte comercial de una empresa marítima y finalmente me decanté por este rol. Diría que la particularidad que tiene este trabajo es que no es una empresa en sí misma; esto es un club de fútbol que debe administrase como una empresa, pero al final termina siendo un club de fútbol. Eso nunca se debe perder de vista, sos un generador de emociones, le generás calenturas, felicidad, identidad a la gente que te va a ver, sea poca o mucha.

Hay gente que paga una entrada para ir a ver un partido de Montevideo City y vos en parte sos responsable de las emociones que se le generen a ese hincha en el estadio. Tiene toda una parte emotiva y un componente social que es muy fuerte y muy movilizador.

¿Cómo se imagina al Torque en los próximos dos años?

En lo deportivo esperamos estar viajando a algún país de Sudamérica para jugar las copas regionales, esperamos estar consolidados en primera división; y desde el aspecto del negocio, generar rentabilidad e ingresos por fuera de los derechos de televisión para poder seguir haciendo crecer este muy lindo proyecto que tenemos por delante.

¿Hay algún cambio que sea necesario hacer en la estructura del fútbol uruguayo?

Hay muchas cosas que podemos cambiar de la estructura del fútbol uruguayo. Los clubes, que tenemos la responsabilidad de negociar el contrato de televisión, debemos posicionarnos de manera muy fuerte en nuestras pretensiones, sabiendo que tenemos un producto que hoy está devaluado, que es un gran producto fundado principalmente en la capacidad de generar estrellas a nivel mundial, generación tras generación. Debemos valorar el producto que tenemos y posicionarnos fuerte ante los oferentes que quieran participar en la adquisición de los derechos de televisión de los próximos años.


 [DMB1]En la ´línea anterior dice “negocios”. Ver si aquí se puede cambiar por “comercial”, o “de actividad”.

La industria de la construcción es uno de los sectores más dinámicos de la economía, y necesita un flujo constante de inversiones para mantener su funcionamiento. En diálogo con Somos Uruguay Revista, el presidente de la Cámara de la Construcción, Diego O’Neill, se mostró satisfecho por la rápida reactivación de las obras tras el impacto inicial de la pandemia, y reclamó que la inversión pública no se detenga

Diego O´Neill es ingeniero y preside la Cámara de la Construcción desde el 2018. Este año le tocó enfrentar las consecuencias de la pandemia. El sector movió las piezas rápido y logró reactivarse en 15 días.

La Cámara de la Construcción se fundó por resolución del Poder Ejecutivo de fecha 22 de octubre de 1930, a partir de lo que hasta ese momento se llamaba Centro de Empresarios de Obras.

¿De qué manera impactó el COVID-19 a la construcción?

Nosotros tuvimos una licencia autoimpuesta, que es algo que decidimos en el sector, entre empresarios y trabajadores, junto con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Fueron casi dos semanas antes de semana santa, que se unieron después a la licencia ordinaria.

Así completamos casi tres semanas de paralización, las que ayudaron, indudablemente, al contexto general del buen manejo de la pandemia.

Volvimos el 13 de abril con la nueva normalidad, con el protocolo de cuidados para evitar el contagio, que funcionó muy bien y nos permitió seguir hasta ahora nuestra actividad con una cuasinormalidad, similar a la que teníamos previo a la pandemia. Hay, sin dudas, afectación por todas las medidas.

 

¿En qué medida afecta?

Más que nada, nos afecta que en el transcurso de la jornada hay alguna reducción de tiempo laboral por las medidas de cuidado e higiene.

 

¿Esas demoras impactan en los plazos de finalización y entrega de las obras?

No llegan a tener ese impacto en lo diario como para alterar plazos; hemos vuelto a trabajar con normalidad. No obstante, la ocupación ha caído un poco, ha habido entre un 7 y 8 por ciento menos de trabajadores en los meses de abril y mayo.

Esperamos ir revirtiendo eso hacia adelante, pero entendemos que ha habido un poco de afectación, sobre todo en proyectos que estaban por iniciarse y no se iniciaron, o se han enlentecido, principalmente en Punta del Este.

Hay también otros proyectos cuya finalización se ha postergado por decisión de los inversores. Pero, salvo esas cosas, la actividad está desarrollándose bien.

 

Se ven en las calles de Montevideo numerosas obras que cambian el movimiento de la ciudad por un tiempo, principalmente muchas obras públicas. ¿Cómo evalúa su avance la Cámara?

Son obras que dependen del Estado, mayormente de la Intendencia. Eran obras necesarias, sin dudas. Las calles de Montevideo necesitaban esta inversión. Además, hay obras nuevas como el viaducto de avenida Italia o el de la rambla portuaria. La simultaneidad de obras tan grandes impacta en la circulación, en las paradas del transporte colectivo.

Pero todas las obras generan molestias, es inevitable, no hay ninguna obra que no lo haga. Uno hace una reforma en su casa y le genera molestias. Son cosas que vienen junto con la obra; pero creemos que la inversión que se está haciendo es importante y es positiva.

Hay formas de hacer las cosas con menos molestias para los usuarios y más rápido, pero también son más costosas. Por ejemplo, trabajar de noche tiene un sobrecosto por el lado de los jornales que se pagan. Ese es un caso.

Creo que esto es más un resorte de las autoridades, de cómo planifican las obras. Se podría trabajar de otra manera, se podría trabajar de noche. Tiene otros costos y no se ha vuelto habitual todavía, salvo en casos excepcionales, como en el viaducto del puerto. Por lo general se opta por trabajar en régimen más económico para el Estado.

 

Asumió recientemente un nuevo gobierno, luego de 15 años de gestión de un mismo partido. ¿Qué balance hace para el sector de ese período?

La Cámara tiene 100 años y le ha tocado trabajar con todos los gobiernos, y tendrá que seguir haciéndolo con el que le toque. Los primeros 10 años de la gestión anterior fueron de crecimiento sostenido. En ese período la industria trabajó muy bien.

Está la discusión en torno a la existencia o no de viento de cola, y todas esas cosas; pero más allá de las causas, lo cierto es que hubo crecimiento sostenido, que para nuestra industria fue hasta el 2014.

A partir del 2015, en el último período, empezó la caída de la actividad del sector. Cinco años de caída, no muy grande, pero caída al fin, que acumuló un 20 por ciento.

No obstante, en el último quinquenio se mantuvo de manera importante la inversión pública, de forma razonable.

Este era el año para revertir la tendencia negativa, pero el COVID-19 cambió todo. Se pensaba volver a crecer debido a varios proyectos, como el de UPM2. Pero no se dio, y hay que seguir proyectando para lograr dar vuelta la situación. También afecta la limitación —que el nuevo gobierno dispuso— de recortar en un 15 por ciento las inversiones públicas.

Se necesita fuerte inversión

O’Neill maneja estudios actuales respecto al rumbo que deben tener las inversiones.

“Acaba de salir un informe del Centro de Estudios de la Construcción sobre la sostenibilidad vial, que hace referencia a todas las obras que vienen de arrastre y las obras que es necesario realizar, y que este nuevo gobierno ha definido como de interés. Surge la necesidad de inversión en el orden de los 2.400 millones de dólares para los próximos cuatro años”, comenta O’Neill.

La Cámara sabe que se necesita el impulso inversor para mantener la estabilidad actual en el sector. “Lo que estaría cubierto de esos 2.400 millones son 1.600 millones. Hay un gasto de 800 millones que no está financiado. Son decisiones que están a nivel del Poder Ejecutivo, pero que el sector entiende que son necesarias para el desarrollo. Si no hay inversión en infraestructura, se hipoteca el desarrollo; y el desarrollo es la calidad de vida de la gente”, concluyó.

Convenio colectivo

A fines de julio, y tras muchos días de negociación, la construcción firmó un nuevo convenio colectivo. Comprende a más de 40.000 trabajadores y rige hasta el 2023.

El sector se asegura así un período prolongado de paz laboral. Los ajustes comienzan con retroactividad al mes de mayo, y se establecen parámetros futuros relacionados con el número de cotizantes en la industria.

Antes del arreglo, el Consejo Directivo del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Afines (Sunca) había validado por unanimidad el preacuerdo salarial alcanzado con las cámaras de la construcción durante el fin de semana anterior.

El acuerdo se firmó en la Dirección Nacional de Trabajo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social entre la Cámara de la Construcción del Uruguay, la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay, la Liga del Este, la Liga de la Construcción, el gobierno y el Sunca.

El convenio tiene vigencia desde el 1° de mayo del 2020 hasta el 31 de marzo del 2023. Por el mes de mayo hubo un ajuste correctivo que vino del convenio anterior, que fue de 3,71 por ciento.

El convenio otorgó también una partida extraordinaria por única vez equivalente a 12 tiques de alimentación a todo trabajador que revistaba en planilla de la empresa en el mes de mayo y se encontrase dentro del ámbito de aplicación del acuerdo del Consejo de Salarios, que se pagó conjuntamente con el mes de julio.

A partir del 1° de junio del 2021 los sueldos deben aumentar 4,20 por ciento. Para los aumentos a futuro entra a jugar el número de cotizantes de la industria.

Además, el convenio tiene componentes de solidaridad con personal sin trabajo, y avances en las comisiones de discapacidad y género.

El acuerdo contempla asimismo otros beneficios extras. Se creó un fondo de contingencia para quienes se encuentren en situación crítica alimenticia o de vivienda, además de comisiones de salud y seguridad ocupacional, de género y discapacidad. Finalmente, se estableció que las empresas deben hacerse cargo de la ropa de invierno.

 

El presidente de Cutcsa reivindicó el papel que la empresa ha desempeñado para asegurar el mantenimiento del servicio de transporte colectivo a los habitantes de la capital ante el impacto del COVID-19. Aseguró que la compañía ha asumido para ello costos económicos muy significativos, y que dirigentes y trabajadores han puesto todo de sí para enfrentar la crisis generada por la pandemia, de una gravedad sin precedentes en la historia del país
 
Desde el piso 25 de su oficina en una de las torres de Nuevocentro Shopping, Juan Salgado, titular de Cutcsa y también de la Cámara de Transporte, dijo a Somos Uruguay Revista que la empresa actuó con celeridad ante la pandemia, permitiendo que cada empleado se sintiera respaldado y que la ciudad jamás quedara sin servicio de transporte.
Hizo hincapié en que no hay que aflojar, y afirmó que llegará pronto la etapa de realizar balances y pasar raya. El COVID-19 detuvo parcialmente la marcha de la empresa, pero no su crecimiento institucional.
¿Qué balance hace de estos cinco meses?
En primer lugar, para decir algo que es realmente impactante, nos damos cuenta de que las crisis modernas que hemos vivido en el 2002 e incluso en 1982 ¬¬—que es la crisis anterior a la última— fueron absolutamente diferentes, y viéndolas con perspectiva, comparadas con esta, parece que no hubieran sido crisis.
No es solo una crisis económica, es una situación que nos ha demandado a todas las personas un comportamiento muy exigente, que lo fuimos aprendiendo en estos cinco meses. Seamos empresarios o trabajadores, tengamos una empresa chica, un quiosco, o una empresa grande, como seres humanos esto nos está demandando un plus diferente a lo que pudo ser el comportamiento ante las otras crisis.
¿Afirma esto por lo inesperado?
Fue inesperado, totalmente inesperado. Tanto que nosotros, como seguramente otras empresas, veníamos haciendo inversiones y generando cierto endeudamiento, inclusive, con inversiones a futuro.
En nuestro caso se trataba de la renovación de flota, eran negocios cerrados en el año anterior, en el 2019. Hemos estado, en estos cinco meses, recibiendo unidades que ya estaban negociadas.
¿No se postergó la entrega?
No se postergó la entrega porque eran negocios que ya estaban cerrados. El negocio de la renovación, por ejemplo, se gesta durante un año y se termina de concretar al otro. Es así que recibimos a principio de año los 20 buses eléctricos.
Y no nos arrepentimos. Conocíamos, de alguna manera, cuáles eran los puntos débiles y las virtudes que tiene el coche eléctrico. En el año 2016, nosotros fuimos la única empresa que compró un coche eléctrico, a costo nuestro y sin ningún tipo de subsidio.
Lo hicimos porque entendíamos que teníamos que saber bien —no solo en la teoría, sino en la práctica— qué resultados daba el coche eléctrico, cuáles eran las cosas buenas, las malas, cómo se convivía con él.
Y lo vimos, y el balance fue positivo. Por eso dimos este paso de traer 20 coches más. Una experiencia, hasta ahora, muy buena. Todos los comentarios, todo lo que nos ha llegado de parte de la gente que los utiliza en los recorridos, han sido muy buenos.
Están normalmente en el CA1, que va por 18 de Julio, el D1, que viene de Carrasco, y en un recorrido de alguna manera nuevo, que es el 14, que va rápido de Pocitos al Centro. Nunca antes en un cambio de flota hemos tenido una repercusión tan positiva.
 
Posición firme
En varios trayectos de la entrevista, Juan Salgado hizo referencia a la posición de Cutcsa y el transporte en general frente a la pandemia.
“Sentimos la responsabilidad de ser transportistas”, precisó el empresario respecto de lo que sucedió a partir del 13 de marzo, cuando Montevideo y todo Uruguay se paralizaron como jamás había sucedido.
¿Qué es lo primero que hizo Cutcsa?
Pedimos una reunión al Poder Ejecutivo, por iniciativa nuestra. Nos atendió el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado.
Le fuimos a decir, en primer lugar, que no íbamos a hablar de temas económicos, a pesar de que la situación ya pintaba como muy difícil para nosotros. Fue en la primera quincena de marzo, cuando la caída en la venta de boletos llegó a superar el 80 por ciento.
Pero le dijimos que no íbamos a hacer ningún planteamiento del punto de vista económico, que lo que íbamos a hacer era asegurarle a Uruguay la conectividad.
Sabíamos que como dirigentes de Cutcsa teníamos esa responsabilidad en Montevideo, y como transportistas teníamos que asegurar conectividad en todo el país.
Inclusive, en abril, nosotros estábamos poniendo un servicio en las calles y yo de alguna manera me sumaba al pedido de que la gente no saliera de su casa.
Porque el servicio estaba funcionando para aquellas personas cuya única manera de trasladarse era con el transporte público, y que tenían que salir sí o sí. Por ejemplo, el personal de la salud, bomberos, policías, trabajadores de los supermercados. Ese fue el 20 por ciento de clientes que quedaron circulando, y a los cuales el transporte tenía la obligación de darles el servicio.
Así lo hicimos y así lo venimos haciendo hasta ahora. Y la flota fue aumentando en la medida en que podía hacerlo, a medida que el gobierno iba abriendo y dando cabida a nuevas actividades que arrancaban.
En ningún momento el transporte pretendió limitarse a dar la oferta que igualara a la demanda existente. Siempre estuvimos por encima, en un 35 por ciento como mínimo.
Así, en mayo, junio y julio la oferta fue del 75 por ciento y la demanda fue de un 40 o 45 por ciento, y en julio de 57 por ciento.
¿Cuáles han sido son los costos económicos para la empresa?
Fueron pérdidas importantes, que evidentemente hay que prever, y que en parte las empresas las tienen que absorber con algunas medidas de ahorro, negociar con proveedores, hacer un poco lo que ha hecho la gente con su economía familiar.
Tener empresas sanas permite poder superar más fácilmente la situación, aunque sin dudas no significa que no vaya a haber secuelas.
Licencia anual adelantada
Salgado explicó que, al comienzo de la emergencia, en Cutcsa se dio la licencia anual reglamentaria a 1.300 personas hasta el 23 de abril. La empresa reaccionó rápido, y todas las partes se pusieron también rápidamente de acuerdo.
Eso llevó a correr todo el calendario de licencias, lo que le significó a la empresa una erogación de varias decenas de millones de pesos, que hubo que financiar, en una buena parte, con préstamos y créditos bancarios. “Luego hicimos un acuerdo con los trabajadores y empezamos a utilizar el seguro de paro de forma rotativa. Llegó a haber 1.300 personas en el seguro; pero eso no quiere decir que vayan a perder el trabajo”.
El empresario subrayó dos conceptos que facilitaron mucho las cosas en el momento de las decisiones difíciles, y el primero fue la confianza.
“La confianza con los dueños, con los socios, con las decisiones que tomaba el directorio, con los trabajadores, con los dirigentes.
El 95 por ciento de los trabajadores del transporte son de Cutcsa. En otras empresas son ‘dueños’; cuando se habla de cooperativas, son dueños. Acá se habla de trabajadores, obreros. Y esta dirigencia sindical, que hoy está, es la misma que está hace 20 años”, explicó.
“Si no tuviéramos esa confianza, seguramente una de las dos partes ya no estaría”, concluyó Salgado. “Es la correcta relación que desde el primer día transitamos, con un lema que dice ‘Juntos, pero no entreverados’”.
El otro concepto que facilitó todas las decisiones, explicó el también presidente de la Cámara de Transporte, es el de solidaridad.
Varias veces destacó que se está aportando un granito de arena para superar la pandemia y posicionarse en la nueva normalidad.
“Todos tenemos que estar tranquilos con la conciencia de que estamos poniendo toda la carne en el asador”, afirmó con orgullo al referirse a la postura tomada por todos quienes integran la empresa.
A los trabajadores, cuando se les adelantó la licencia, se lo hizo con “todos los pagos que corresponden”.
“La demanda se fue acomodando y a partir de agosto se llegó al 85 por ciento de la flota en la calle, aunque con suerte la demanda llegará actualmente al 65 por ciento”. Es por eso que Juan Salgado sabe que “todo lo que queda de este año y todo el 2021 serán destinados a recuperarse financieramente”.
 

Montevideo, Agosto de 2020- Con la presencia de autoridades del Centro Hospitalario y de las empresas, el pasado viernes 14 de agosto, Ta-Ta y BAS hicieron entrega de una importante donación de juguetes, mochilas y pantalones maternales, destinados a los niños y las embarazadas ingresados en el Hospital Pediátrico y en el Hospital de la Mujer.

La donación realizada en el marco del Día del Niño, bajo la premisa “Para que ningún niño se quede sin su regalo”, se realizó con el apoyo de FM Del Sol, que en conjunto con Ta-Ta y BAS organizaron una bicicleteada con los conductores radiales y referentes del medio, los cuales tenían el desafío de ir pedaleando desde los estudios de la radio al peaje de Pando.

Que ningún niño, en su día, se quede sin su regalo, fue el espíritu que reinó en la tarde y se vio reflejado en el esfuerzo de los conductores, que llegaron a la meta. De esta forma, Ta-Ta y BAS demuestra una vez más el compromiso de la compañía en fortalecer los vínculos con la comunidad a través de diferentes programas, los cuales promueven la sonrisa de sus clientes y el desarrollo local de las comunidades en donde opera.

Acerca de Ta-Ta

Desde su fundación en el año 1956, Ta-Ta ha transformado la forma de vender productos en las grandes superficies. En sus 63 años siempre tuvo el propósito de bajar el costo de vida de los uruguayos, y buscar la sonrisa del cliente al ser el mejor lugar para comprar.

Ta-Ta es la única red de supermercados con presencia en todos los departamentos del país y cuenta con 87 locales, más de 6.000 colaboradores.

Acerca de BAS

Caracterizada por ser de diseño nacional, BAS abrió su primer negocio en 2016 y actualmente logra destacarse como una marca de básicos que reúne comodidad, prendas de buena calidad y diseño pensada para cada uno de los integrantes del hogar.

Con un staff de más de 270 empleados entre sus oficinas y locales, no solo es una importante fuente de trabajo dentro de la industria uruguaya, sino que es un potenciador de grandes proyectos con sus departamentos de diseño, marketing, gestión humana y comercial.

Investigadores de ESET profundizaron en los detalles sobre la vulnerabilidad KrØØk en los chips de Wi-Fi, y revela los errores que afectan a más marcas de lo que se pensaba inicialmente.

 

Montevideo, UruguayESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, alerta por una vulnerabilidad en chips Wi-Fi nombrada KrØØk  que permite el descifrado no autorizado de una parte del tráfico WPA2 cifrado. Si bien en un principio se lo identificó en chips de las marcas Broadcom y Cypress, recientemente se encontraron vulnerabilidades similares que afectaron a chips de otros proveedores como Qualcomm, MediaTek y Microsoft Azure Sphere.

La explotación de KrØØk (formalmente CVE-2019-15126) permite interceptar y descifrar datos (potencialmente sensibles) de interés. En comparación con otras técnicas comúnmente utilizadas contra Wi-Fi, la explotación de KrØØk tiene una ventaja significativa ya que si bien se debe estar dentro del alcance de la señal de Wi-Fi, los atacantes no necesitan estar autenticados y asociados a la WLAN. En otras palabras, no necesitan conocer la contraseña de Wi-Fi.

KrØØk es una vulnerabilidad en chips Wi-Fi que permite el descifrado no autorizado de una parte del tráfico WPA2 cifrado. Específicamente, el fallo llevó a que los datos de la red inalámbrica sean cifrados con una clave de sesión por pares WPA2 compuesta por todos ceros en lugar de la clave de sesión adecuada que había sido establecida previamente. Este estado ocurre en chips de Broadcom y Cypress vulnerables después de una disociación de Wi-Fi.

 

 

ESET trabajó con los fabricantes afectados (así como con ICASI) a través de un proceso de divulgación responsable antes de revelar públicamente la falla en la Conferencia RSA en febrero de 2020. Esto llamó la atención de otros fabricantes de chipsets y dispositivos, algunos de los cuales descubrieron que también tenían productos vulnerables, y desde entonces han lanzado parches. ESET mantiene una lista de los avisos lanzados por los proveedores relacionados en la siguiente página web.

Si bien ESET no observó la CVE-2019-15126 en otros chips de Wi-Fi que no sean los de Broadcom y Cypress, sí se encontró vulnerabilidades similares que afectaron a chips de otros proveedores. Los hallazgos son los siguientes:

Qualcomm – CVE-2020-3702: La vulnerabilidad descubierta por ESET (a la que se le asignó la CVE-2020-3702) fue desencadenada por una disociación y permitió la divulgación de datos al transmitir datos no cifrados en lugar de frames de datos cifrados. La diferencia con KrØØk es que en lugar de estar encriptados con una clave de sesión totalmente cero, los datos no están encriptados en absoluto.

Los dispositivos que examinados en la investigación son el Smart Home Hub D-Link DCH-G020 y el router inalámbrico Turris Omnia. Desde ESET mencionan que cualquier otro dispositivo no parcheado que use los conjuntos de chips Qualcomm vulnerables también será vulnerable. Después de la divulgación, Qualcomm lanzó un parche al controlador utilizado en sus productos con soporte oficial.

MediaTek y Microsoft Azure Sphere: Uno de los dispositivos afectados es el router ASUS RT-AC52U. Azure Sphere utiliza el microcontrolador MT3620 de MediaTek y se dirige a una amplia gama de aplicaciones de IoT, que incluyen el hogar inteligente, el comercial, el industrial y muchos otros dominios. Según MediaTek, los parches de software que solucionan este inconveniente se lanzaron durante marzo y abril de 2020. La corrección para MT3620 se incluyó en la versión 20.07 de Azure Sphere OS, lanzada en julio de 2020.

“Como han pasado más de cinco meses desde que revelamos públicamente la vulnerabilidad KrØØk, y varios investigadores independientes han publicado varias pruebas de concepto, hemos decidido lanzar el script que hemos estado utilizando para probar si los dispositivos son vulnerables a KrØØk. También hemos incluido pruebas para las nuevas variantes descritas aquí. Este script puede ser utilizado por investigadores o fabricantes de dispositivos para verificar que se hayan parcheado dispositivos específicos y que ya no sean vulnerables.”, mencionan Miloš Čermák y Robert Lipovsky especialistas de ESET a cargo de la investigación.

 

En el contexto de aislamiento por el COVID-19, ESET comparte#MejorQuedateEnTuCasa, donde acerca protección para los dispositivos y contenidos que ayudan a aprovechar los días en casa y garantizar la seguridad de los más chicos mientras se divierten online. El mismo incluye: 90 días gratis de ESET INTERNET SECURITY para asegurar todos los dispositivos del hogar, una Guía de Teletrabajo, con buenas prácticas para trabajar desde el hogar sin riesgos, Academia ESET, para acceder a cursos online que ayudan a sacar el mayor provecho de la tecnología y Digipadres, para leer consejos sobre cómo acompañar y proteger a los niños en la Web.

De manera de conocer más sobre seguridad informática ingrese al portal de noticias de ESET: https://www.welivesecurity.com/la-es/2020/08/07/krook-mas-chips-wi-fi-vulnerables-a-interceptacion/

La Dirección Nacional de Cultura junto con la Biblioteca Nacional, invita a participar del homenaje por el centenario de Idea Vilariño.

 

Montevideo, 13 de agosto de 2020 – En el marco del ciclo Homenajes que conmemora los centenarios de figuras centrales de nuestra literatura pertenecientes a la Generación del 45, el martes 18 y miércoles 19 de agosto se realizarán actividades en homenaje a Idea Vilariño en Espacio idea (San José 1116, Montevideo).

Idea 2020: poesía, tango, teatro y milonga son dos días de presentaciones, mesas redondas, talleres y espectáculos musicales. Para iniciar estas jornadas, la Dirección Nacional de Cultura y el Correo Uruguayo presentarán el sello postal perteneciente a la serie Mujeres Notables en homenaje a la autora. Esta conferencia se transmitirá en vivo por las cuentas de YouTube y Facebook de la Dirección Nacional de Cultura.

Cronograma de actividades:

Martes 18 de agosto

  • 18 h. Presentación de la Serie Mujeres Notables. Sello postal de Idea Vilariño.
  • 19 h. Presentación de Poemas recobrados, un proyecto del Departamento de Investigaciones de la Biblioteca Nacional que se propone reunir y publicar los poemas que la poeta dejó fuera de su Poesía completa en una plataforma digital de acceso libre.
  • 20:30 h. Cierre musical a cargo de la Comisión de Tango.

Miércoles 19 de agosto 

  • 10 h. Taller: La poesía del tango como herramienta cultural
    Actividad a cargo de la Comisión Interministerial de Apoyo al Tango y al Candombe con inscripción previa a
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (programa del taller).
  • 18 h.  Proyección del documental Idea de Mario Jacob.
  • 18:30 h. Idea: poesía, ficción y documental. Mesa redonda con Horacio Cavallo, Raquel Diana y Pablo Rocca. Modera: Nicolás Der Agopián.
  • 19:30 h. La vida y el tango en Idea. Mesa redonda con Alicia Torres, Ignacio Suárez y Álvaro Ojeda. Modera: Valentín Trujillo.
  • 20:30 h. Cierre musical a cargo del bandoneonista Esteban Toth.

Las actividades son abiertas para todo público con aforo limitado. Para ingresar se debe cumplir con los protocolos sanitarios vigentes.

Por más información: gub.uy/cultura

      Dirección Nacional de Cultura

Ministerio de Educación y Cultura

Prensa
Lorena López
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las zonas francas tienen en nuestro país un papel relevante en la exportación de bienes y desarrollo de servicios. En el 2019 las exportaciones de bienes desde esas zonas representaron el 31 % del total del monto de las exportaciones uruguayas. Uruguay XXI detalla, en su informe sectorial, cuáles son, qué producen y dónde están ubicadas las zonas francas uruguayas.

Actualmente existen 11 zonas francas (ZF) en funcionamiento en Uruguay: Nueva Palmira (estatal), Fray Bentos (UPM), Libertad, Punta Pereira (Montes del Plata), Colonia, Colonia Suiza, Floridasur, Zonamerica, WTC Free Zone, Parque de las Ciencias y Aguada Park. Dos de ellas fueron creadas con anterioridad a la Ley de Zonas Francas, en estrecha vinculación al puerto del departamento de Colonia (Nueva Palmira y Colonia).

En el 2019 se otorgaron dos permisos más para operar bajo régimen de ZF. Por un lado, en abril del 2019 se autorizó el régimen para el segundo proyecto de UPM. Dicha zona comprenderá un predio de 350 hectáreas, y se ubicará en el área suburbana de Pueblo Centenario, Durazno. En noviembre del 2019, se concedió autorización a la zona franca audiovisual que operará en el departamento de Maldonado en este régimen.

Las ZF son parte del motor de crecimiento de la economía y son intensivas en empleo, en diversos casos con alto nivel de capacitación. Las ZF emplearon un total de 15.337 de trabajadores dependientes, de los cuales el 48 % trabaja en Zonamerica, mientras que Aguada Park y WTC son los que la siguen en cantidad de empleados. En total, 77 % de los empleos en zona franca corresponden a aquellas ubicadas en Montevideo.

Los empleos en ZF representan a cerca del 0,94 % del total de la población económicamente activa, índice que crece desde hace más de una década. La mayor parte del personal trabaja en el sector de servicios no tradicionales, y son en su mayor parte jóvenes menores de 30 años, lo que se destaca teniendo en cuenta que dicho segmento es el que tiene, a nivel nacional, la mayor tasa de desempleo.

Si bien la normativa fija un tope de personal extranjero, este representa aproximadamente 10 % del total, mientras que el restante 90 % del personal ocupado corresponde a trabajadores nacionales.

Asimismo, de acuerdo a los datos del Ministerio de Economía y Finanzas, existen unos 733 empleos no dependientes vinculados a las zonas francas. Este número corresponde a personal cuyos servicios son contratados indirectamente a través de otra empresa o como servicios personales.

Zonamerica SA presenta la mitad del personal no dependiente, lo que está directamente relacionado con la contratación de servicios profesionales que realiza. Aguada Park y WTC Free Zone representan entre los dos cerca del 20 % del total. El personal no dependiente se compone principalmente de profesionales y técnicos (quienes constituyen el 77 % de la cifra inicial) y otras categorías (23 %).

El último censo de zonas francas también presentó un análisis de la contribución de estas en el ámbito departamental con relación al empleo. Si bien a nivel general representan menos del 1 % de la población económicamente activa, su aporte al empleo a nivel departamental es significativo.

En este sentido, se realizó el supuesto de que si no existieran las zonas francas el desempleo por departamento aumentaría en el mismo monto que el empleo de las zonas. El análisis estima que la tasa de desempleo nacional se vería afectada en un 0,9 % si no existieran las zonas francas.

El análisis por departamento muestra que Colonia sería el más afectado en este escenario, debido a que en dicho territorio se encuentran instaladas cuatro zonas francas, dos de ellas industriales.

En cuanto al número de usuarios, el último censo de zonas francas fue respondido por 1.074 empresas. La mayor parte de ellas realizan actividades de comercio. Les siguen aquellas que se desarrollan en el sector de servicios profesionales, y de otros servicios financieros.

Favorecidas por el marco normativo vigente, las inversiones extranjeras han sido el motor de desarrollo de las zonas francas y han generado gran impacto en toda la economía nacional. La inversión total acumulada en estas (nacional y extranjera) ha superado los US$ 7.156 millones en el período 2005-2018, liderada por el sector relacionado a la producción de celulosa. En particular, en el 2018 la inversión total en zonas francas fue de US$ 380 millones, 3,87 % del total de la inversión del país.

Por sus características, las zonas francas se pueden clasificar en cuatro tipos: industriales, comerciales y de logística, servicios —incluidas las zonas temáticas— y mixtas.

Las industriales son aquellas en que la mayor parte del valor de su producción es industrial. En Uruguay son las de Colonia (donde la principal empresa es PepsiCo), Fray Bentos (UPM) y Punta Pereira (Montes del Plata).

Zona Franca Colonia

Creada en 1923 y administrada por Grupo Continental Zona Franca SA, en esta zona franca se realizan actividades concentradas en el sector industrial, así como actividades comerciales y de logística. Se brindan soluciones corporativas a las diferentes compañías establecidas en el predio para que puedan mantener sus sedes regionales, desarrollando en la actualidad trabajos de consultoría y servicios financieros.

La Zona Franca Colonia es un moderno parque de 22 hectáreas con 130.000 metros cuadrados construidos y tiene una ubicación estratégica, a solo 50 minutos de Buenos Aires y con acceso a diversas rutas. Algunas de las empresas instaladas en Zona Franca Colonia son: Pepsi-Cola, Cassis Int. Group, Compac Latin America, Rhein Chemie GmbH.

Zona Franca UPM - Fray Bentos

Es donde realiza sus operaciones la empresa de capitales finlandeses UPM. Cuenta con una capacidad de producción de 1,3 millones de toneladas de celulosa blanqueada de fibra corta de eucalipto.

A nivel global, UPM cuenta con plantas de producción en 12 países, más de 19.100 empleados y sus ventas anuales exceden los € 10.000 millones. En el 2009 adquirió la mayor parte de las acciones de Botnia SA. La planta ubicada en Uruguay comenzó a operar en el 2007 y es la de mayor capacidad de producción de la empresa.

En Uruguay, UPM emplea a más de 500 personas en forma directa, y sumando el empleo indirecto e inducido totaliza unos 7.000 trabajadores en toda su cadena productiva, conformada por tareas entre las que se incluyen las operaciones en los viveros, plantaciones forestales, transporte, planta y puerto.

Además de celulosa, en la planta de UPM se produce energía que equivale a aproximadamente 8 % del total de la energía producida anualmente en Uruguay. El excedente vertido en un año a las redes de UTE es utilizado para abastecer a más de 150.000 hogares. A mediados del 2019, UPM confirmó la inversión en una segunda planta.

Zona Franca Punta Pereira

Situada en Colonia, es la zona franca donde se ubica el complejo industrial de Montes del Plata, con una producción de 1,4 millones de toneladas de celulosa de eucalipto al año, que convierte a la empresa en una de las principales exportadoras del país.

Además de la planta de celulosa, el complejo cuenta con una terminal portuaria propia, conformada por dos muelles: el oceánico, que permite la llegada de insumos claves y la carga directa de los barcos que llegarán a los destinos finales; y el fluvial, donde se recibe madera en barcazas desde su terminal portuaria en Río Negro.

Además, posee una planta de energía limpia y renovable que posiciona a Montes del Plata como el principal productor privado de energía eléctrica del país. Esta energía permite el abastecimiento total del complejo y además un excedente equivalente al consumo de 200.000 hogares, que es vertido a la red eléctrica nacional.

En el complejo industrial trabajan más de 1.000 uruguayos diariamente, la mayoría de ellos del departamento de Colonia. En la cadena de valor de Montes del Plata trabajan más de 6.500 personas en 13 departamentos, realizando actividades relacionadas a su cadena productiva: investigación y desarrollo, vivero, operaciones forestales, transporte fluvial y terrestre, y los servicios relacionados a estas.

En todas sus operaciones se aplican los estándares más altos de sustentabilidad: ha obtenido las certificaciones FSC y PEFC en el 100 % de sus plantaciones, y su planta también aplica dichos estándares y cuenta con las certificaciones ISO 14001 (gestión ambiental), OHSAS (salud y seguridad ocupacional) e ISO 9001 (calidad).

Esta compañía se conforma en partes iguales por dos de las empresas del sector forestal más destacadas en el mundo: Arauco, de capitales chilenos, y la sueco-finlandesa Stora Enso.

Zona Franca Libertad (Lideral SA)

Está ubicada en el kilómetro 49 de la ruta nacional n.o 1, que comienza en el puerto de Montevideo y que en aproximadamente 30 minutos conecta al puerto con Zona Franca Libertad, permitiendo una logística ágil con costos altamente competitivos. Es un parque comercial, industrial y de servicios enclavado en 35 hectáreas, donde se encuentran playas para contenedores, vehículos y maquinarias, depósitos para almacenaje de mercadería y múltiples servicios.

Zona Franca Nueva Palmira

Se ubica a pocos metros del puerto de Nueva Palmira, próximo a la desembocadura del Río Uruguay, punto clave para acceder a la hidrovía Paraná-Paraguay-Uruguay, que es una de las arterias fluviales de salida del interior brasileño, boliviano y paraguayo, por lo que ha adquirido un rol clave en el movimiento de mercadería de estos orígenes, además de la nacional.

En el 2019, circularon por esta zona franca unos 6,5 millones de toneladas de mercadería, destacando soja, celulosa, hierro y maíz. En total, 49 % de esta tuvo origen extranjero.

Se puede acceder a la ZF por las rutas 21, 53 y 12. Se encuentra a 270 kilómetros de Montevideo y 110 kilómetros de Colonia por vía terrestre. Dentro de la ZF operan las terminales de Corporación Navíos y Ontur.

Corporación Navíos Granos SA. Es la mayor terminal granelera del país y una de las más grandes de la hidrovía, con una capacidad de almacenaje de 460.000 toneladas estáticas en silos con separaciones interiores, que garantizan a sus clientes la trazabilidad, higiene y seguridad de sus productos. Se comunica con los muelles mediante un sistema de túneles y cintas cubiertas. Cuenta con un muelle principal de 240 metros y 11 metros de calado, con posibilidad de ser ampliado. Puede recibir barcos de hasta 85.000 DWT en su lado exterior. Estos se cargan mediante tres pescantes a razón de 30.000 ton/día.

En su lado interno cuenta con un muelle fluvial de 170 metros de largo y un calado de 4 metros, permitiendo amarrar barcazas a ambos lados de este. Dicho muelle cuenta con una grúa fija de ciclo continuo para la descarga a un ritmo promedio de entre 10.000 a 14.000 toneladas diarias.

Se cuenta con tres zonas para la descarga de camiones con un total de cuatro plataformas volcadoras capaces de descargar 1.200 toneladas por hora. Dentro de la terminal existe una planta de acondicionamiento y secado de granos capaz de procesar 500 toneladas por día, aproximadamente.

Corporación Navíos SA. Es una terminal granelera multipropósito que se dedica al movimiento de mineral de hierro y manganeso, siendo la mayor terminal mineralera de la hidrovía Paraná-Paraguay. Esta terminal se puso en servicio en el 2017, con una inversión de US$ 150 millones y permitió incrementar sustancialmente la capacidad de logística del puerto de Nueva Palmira.

El muelle oceánico de 290 metros de largo permite cargar hasta 45.000 toneladas por día de mineral a través de un cargador móvil que se desplaza a lo largo de aquel. En este muelle pueden atracar embarcaciones de hasta un tamaño máximo del tipo baby capesize. La terminal posee además un muelle fluvial con dos modernas grúas que permiten descargar dos barcazas a la vez a una capacidad total de hasta 25.000 toneladas por día.

El patio de acopio de minerales tiene una capacidad de 700.000 toneladas estáticas y está equipado con un apilador/recuperador bidireccional, único equipo de este tipo en el país, que permite cargar desde las barcazas hacia la pila a un ritmo de 2.400 toneladas por hora y reclamar desde la pila hacia los buques a un ritmo de 3.000 toneladas por hora. A su vez, la terminal cuenta con un muelle para atraque de barcazas que permite recibir y atracar hasta a 32 barcazas simultáneamente.

Ambas terminales poseen una interconexión a través de cintas transportadoras, permitiendo una flexibilidad única en la región.

Ontur24. Ofrece una Terminal multipropósito para la manipulación de cargas generales, cítricos, celulosa, fertilizantes, graneles y contenedores. Posee un área de 7.000 metros cuadrados para el almacenamiento de estas cargas y un depósito para celulosa de 30.000 metros cuadrados.

Cuenta con un muelle fluvial de 300 metros de largo y un calado de 5 metros y un muelle oceánico, con posibilidad de llegar al pie del buque con camiones, de 180 metros de largo y 40 metros en su cabecera. Su calado de 32 pies en su cara externa y 28 pies en su cara interna.

En su muelle la terminal cuenta con dos grúas, una grúa pórtico fluvial de 20 toneladas, fabricada a medida para productos forestales, y una multipropósito capaz de manipular cargas de hasta 45 toneladas a 26 metros de su eje. Para la manipulación de cargas se utilizan tráilers MAFI y tractores de terminal capaces de mover hasta 64 toneladas de carga útil. Cuentan además con autoelevadores de 16 toneladas para estiba y desestiba, y una grúa Reachstacker.

Aguada Park

Esta zona franca es un complejo de 55.000 metros cuadrados ubicado en un punto estratégico de la ciudad de Montevideo.

Cuenta con dos modernos edificios, el primero con 20 pisos y el recientemente inaugurado Edificio 3 con tres plantas de más de 2.000 metros cuadrados arrendables cada una para oficinas y dos pisos de parking exclusivos. Tiene además áreas comunes de recreación, diferentes ofertas gastronómicas, vestuarios y una azotea con una de las mejores vistas de Montevideo.

Los clientes de Aguada Park vienen de diversas industrias, como contact centers, business process outsourcing & IT, shared services, software, internet, sector financiero, trading de productos, navieras, servicios profesionales, etcétera. Algunos de esos clientes son: Alorica, Mercado Libre, Globant, Corporación Navíos, Tradehelm y Ferrere, entre otros. En el Edificio 1 trabajan diariamente aproximadamente 3.000 personas, y se esperan unas 1.000 más en el Edificio 3.

WTC Montevideo Free Zone

Localizada en Montevideo —también estratégicamente—, cuenta con una infraestructura edilicia de clase mundial, que da la posibilidad a sus clientes de trabajar en la primera torre LEED del Uruguay. Tiene un total de 32.500 metros cuadrados construidos, desde donde actualmente más de 130 compañías brindan sus servicios al mundo, entre las que se destacan: PwC, Deloitte, Baker Tilly, Grant Thornton, LDC, Everest Group, The Hackett Group, COFCO, MVD Consulting, Graco, Nation Traffic, entre otros.

Además, algunos de los principales traders de granos del mundo, consultores regionales líderes en asesoramiento financiero y estudios profesionales de diversa índole brindan sus servicios desde esta zona franca. En Torre 1 trabajan diariamente aproximadamente 1.500 personas.

Dada la altísima ocupación de Torre 1, WTC Montevideo Free Zone desarrolló un proyecto de construcción para una segunda Torre, cuya inauguración está prevista para el segundo semestre del 2020.

Torre 2 se ubicará junto a Torre 1 y contará con 35.000 metros cuadrados construidos, 20 pisos de oficinas flexibles de hasta 780 metros cuadrados, con posibilidad de subdividir los espacios de acuerdo a los requerimientos de cada cliente. Su área verde estará conformada por una gran plaza central de 3.200 metros cuadrados, para disfrutar en conjunto la comunidad de ambas torres. Tendrá más de 350 lugares de estacionamiento, 60 plazas techadas para bicicletas, espacios para autos eficientes o híbridos y una zona gastronómica.

Su diseño envolvente exterior será de cristal y su estructura de aluminio, otorgándole a las fachadas un ritmo de sombras durante el día y de reflejos durante la noche.

La nueva torre cumplirá con los estándares energéticos, de construcción y cuidado medioambiental exigidos para ser certificada LEED. La inversión prevista es de US$ 30 millones.

Zonamerica

Localizada en Montevideo, próxima al Aeropuerto Internacional de Carrasco, Zonamerica es un lugar donde la infraestructura, los servicios corporativos y su entorno de negocios moderno brindan a sus clientes amplias ventajas competitivas para realizar negocios con la región y el mundo. Con más de 30 años de experiencia, Zonamerica atrae talentos calificados que cuentan con habilidades técnicas y manejo de idiomas vitales en industria de servicios globales.

Actualmente, en Zonamerica trabajan aproximadamente 10.000 personas en unas 350 empresas, que operan en diferentes áreas de negocios: logística, servicios financieros, informática y tecnología, call centers, oficinas regionales, biotecnología, consultoría y comercio en general. Algunas de las empresas instaladas en el parque son: Airbus, Altisource, Assist-Card, Despegar.com, Finning, Merck, RCI, Ricoh, Sabre, Satellogic, SKF, Tata Consultancy Services, Trafigura, Verifone, entre otras.

La empresa opera una zona franca de similares características en Cali, Colombia, aunque dedicada exclusivamente al sector servicios, siendo la primera zona franca con esa característica en Colombia. El parque se inauguró en octubre del 2018 con el objetivo de convertir a la ciudad colombiana en un polo exportador de servicios. Dicha inversión es considerada como una de las mayores de una empresa uruguaya fuera de fronteras —una vez se completen los 18 edificios del plan maestro—, y es estimada en US$ 350 millones.

Actualmente cuenta con 30 clientes en su primer edificio, de 7.500 metros cuadrados, y se prevé el inicio de la construcción del segundo edificio, de 8.500 metros cuadrados, durante el año 2020. En esta operación Zonamerica está asociada con la Organización Carvajal, uno de los grupos económicos más importantes de Colombia.

Por otro lado, la empresa posee una oficina de representación en Foshán, China. Consiste en una plataforma para facilitar los negocios de las empresas latinoamericanas —y especialmente las uruguayas— en el país asiático. El proyecto incluye personal capacitado en idiomas, procedimientos administrativos y legales chinos.

Parque de las Ciencias

Ocupa una superficie de 55 hectáreas y se ubica en el departamento de Canelones, sobre la ruta 101 y a tan solo 1 kilómetro del Aeropuerto Internacional de Carrasco, lo que le proporciona una excelente ubicación.

Cuenta con capacidad para albergar actividades comerciales, industriales y de servicios. Su construcción comenzó a mediados del 2010 y actualmente existen aproximadamente 55.000 metros cuadrados edificados, con una inversión en infraestructura que supera los US$ 220 millones. Entre las mencionadas actividades se destacan proyectos pioneros en producción y desarrollo bajo régimen de zona franca de medicamentos de uso humano, y otros vinculados a ciencias de la vida, salud animal y —en los últimos años— a la producción de cannabis medicinal.

El cliente ancla de la zona franca es la compañía farmacéutica Megalabs, que tiene en el Parque su principal planta de producción de productos estériles, sólidos y oftálmicos, de 23.000 metros cuadrados, y un Centro de Investigación y Desarrollo de última generación.

En el Parque actualmente operan más de 50 usuarios con diversos rubros de actividad, y trabajan aproximadamente 1.000 personas. Entre los usuarios se encuentran varias compañías farmacéuticas, del rubro tecnológico, proveedoras de materias primas, comercializadoras de dispositivos médicos, operadores logísticos y prestadores de servicios en diversas áreas como financieros, propiedad intelectual, marketing, diseño e ingeniería, entre otras.

Ofrece una variada oferta de espacios en alquiler, desde pequeñas superficies de oficinas a grandes naves industriales, con distintos niveles de acondicionamiento, incluyendo opciones de llave en mano.

Colonia Suiza

Se ubica en Nueva Helvecia, donde fue desarrollada por un grupo empresarial principalmente industrial, con una trayectoria ininterrumpida de más de 80 años de actividad en nuestro país y en la región. Cuenta con un parque industrial, comercial y de servicios donde se pueden desarrollar una gran cantidad de actividades.

Zona Franca Florida

Fue la primera zona franca privada del interior del país. Está ubicada en el departamento de Florida, 93 kilómetros al norte de Montevideo, a 300 kilómetros de Argentina y 400 kilómetros de Brasil.

Actualmente allí operan más de 200 empresas dedicadas a actividades comerciales, logísticas, industriales y de servicios. Entre las actividades específicas de los usuarios está la consolidación de cargas, mano de obra eventual y montacargas, humedad y temperatura controlada, túneles de frío y habilitaciones para productos químicos. Las cámaras de frío cuentan con habilitaciones de Estados Unidos, Venezuela, Cuba y México.

Tiene un espacio superior a 70.000 metros cuadrados techados, en un predio de 200.000 metros cuadrados, con calles hormigonadas, áreas enjardinadas, energía eléctrica, agua potable, saneamiento y conexión de fibra óptica en toda su extensión.

Esta área comprende oficinas, depósitos, playas de contenedores y playa para mercaderías al aire libre.

Además posee un edificio para oficinas administrativas de sus usuarios en la Ciudad Vieja de Montevideo, según lo habilita la ley n.o 19.566. Dicho inmueble es adaptable a múltiples espacios corporativos.

Asimismo ofrece servicios de asesoramiento —comercial, industrial y de servicios—, control administrativo, selección de personal y control a distancia de inventarios, además de servicios de packaging y gestión de permisos y habilitaciones ante organismos públicos.

 

Punta del Este Film Studios

A través de una resolución de noviembre del 2019, el Poder Ejecutivo autorizó la primer zona franca temática del país. El proyecto, que requirió una inversión aproximada de US$ 25 millones, está ubicado en Maldonado y se denomina Punta del Este Film Studios. Este corresponde a una infraestructura escenográfica específica para la industria audiovisual.

Cuenta con un predio de 30 hectáreas, donde se incluyen estudios insonoros de filmación, varios sets y edificios de oficinas multipropósito, con el fin de albergar las llamadas “industrias creativas” en las áreas de investigación, desarrollo, producción, almacenamiento, procesamiento y distribución de servicios audiovisuales.

En particular, la zona franca tiene por objeto la realización de las siguientes actividades:

  • Preproducción, producción y filmación.
  • Posproducción de imagen (efectos especiales, animación, renderings, producción de realidad aumentada y virtual, producción de videojuegos, desarrollos interactivos, etcétera).
  • Posproducción de audio (edición, mezcla, ingeniería de sonido, etcétera).
  • Provisión de servicios de almacenamiento, servicios OTT, VOD, streaming, de IPTV y plataforma de gestión.
  • Alquiler de oficinas y sus servicios relacionados.
  • Alquiler de metros cuadrados escenográficos (backlots, sets y estudios) con servicios básicos como alquiler de equipos de cámara y luces, servicios de energía, servicios de catering, soporte tecnológico y digital.

El proyecto cuenta con las mismas exoneraciones tributarias del resto de las zonas francas, con la salvedad de que esta ZF puede realizar actividades vinculadas fuera del parque, manteniendo el beneficio. Se espera que esta zona franca esté operativa sobre fines del 2021.

(N. de R.: material elaborado con información de las empresas).

Somos Uruguay  es una multimedia, cuyos paradigmas son Información y Diálogo.

fbintwmailyt

DIRECCIÓN:

Colón 1475 esq. 25 de Mayo

Ciudad Vieja, Montevideo

Uruguay

 

TELÉFONO:

Tel: (+598) 2916.1417

(+598) 2916.8937

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.